Imprimir

Y así lo recogió su Mensajero (la paz y las bendiciones de Al´lah sean con Él) en el Sagrado y Noble Corán:


Y, cuando tuvo bastante edad como para ir con su padre, dijo: "¡Hijo! He soñado que te inmolaba. ¡Mira, pues, qué te parece!" Dijo: "¡Padre! ¡Haz lo que se te ordena! Encontrarás, si Alá quiere, que soy de los pacientes".
(Corán 37:102)


Cuando ya se habían sometido los dos y le había puesto contra el suelo...
(Corán 37:103)


Y le llamamos: "¡Ibrahim!
(Corán 37:104)


Has realizado el sueño. Así retribuimos a quienes hacen el bien".
(Corán 37:105)

¡FELIZ FIESTA DEL SACRIFICIO!

Si, ésta era la prueba manifiesta.
(Corán 37:106)


Le rescatamos mediante un espléndido sacrificio
(Corán 37:107)


y perpetuamos su recuerdo en la posteridad.
(Corán 37:108)


¡Paz sobre Ibrahim!
(Corán 37:109)


Así retribuimos a quienes hacen el bien.
(Corán 37:110)

Te hemos dado la abundancia.
(Corán 108:1)


Ora, pues, a tu Señor y ofrece sacrificios.
(Corán 108:2)


 Sí, es quien te odia el privado de posteridad.
(Corán 108:3)


¿Quién sino el necio de espíritu puede sentir aversión a la religión de Ibrahim? Le elegimos en la vida de acá y en la otra vida es, ciertamente, de los justos.
(Corán 2:130)